Cuando hablamos del cultivo de palma aceitera de inmediato hay quien lo relaciona con la deforestación y el impacto medioambiental, pero las investigaciones más recientes revelan que en los países de origen se ha conseguido reducir las tasas de deforestación a niveles considerablemente bajos.

Debido al gran interés que suscita la obtención de esta materia prima, el pasado 21 de abril, The Sustainable Palm Oil Choice (SPOC) organizó un seminario web con el objetivo de analizar las tendencias actuales y el rol del aceite de palma en la deforestación en Malasia e Indonesia. Los participantes del evento proporcionaron información para poder comprender mejor el papel que desempeñan los diversos esquemas de certificación y qué podemos hacer los diversos actores implicados en este sector para promover desde Europa la implementación de las normas de certificación de la sostenibilidad.

En su ponencia, Niels Wielaard, director general de Satelligence y experto en seguimiento por satélite, reveló que desde los compromisos de la Política NDPE (por sus siglas en inglés) no deforestación, no turba y no explotación de 2015, la deforestación en Indonesia y Malasia ha disminuido significativamente, alcanzando el nivel más bajo en los últimos 20 años. Gracias al monitoreo por satélite, Satelligence ayuda a las empresas a la prevención de la deforestación en la cadena de valor del aceite de palma, siendo una herramienta de gran valía en la lucha contra la deforestación.

Posteriormente, intervino Dr. Petrus Gunarso, ex director nacional de Tropenbos International, experto en Indonesian Sustainable Palm Oil (ISPO) y en los marcos normativos indonesios relativos al aceite de palma y a la conservación de los bosques. Tras describir brevemente la historia de la deforestación en Indonesia desde 1970, afirmó que hoy en día la deforestación en el país ha disminuido considerablemente, por lo que es importante, teniendo en cuenta estos nuevos datos, que la Unión Europea se actualice para evitar la desinformación. Asimismo, Indonesia se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 29 % para 2030, pero para alcanzar ese objetivo, dependen casi en un 60 %, de los bosques, de ahí la importancia de su conservación.

El Dr. Abdullah, acudió en representación de Malaysian Palm Oil Council (MPOC), ya que es experto en los marcos normativos de Malasia e Indonesia. Describió una disminución constante de las tasas de crecimiento de la palma aceitera en Malasia del 9 % en 1978 a poco más del 1 % en 2020. Asimismo, informó que se ha adoptado la nueva norma MSPO y está previsto que se publique en breve, destacando que el nuevo Green Deal de Malasia prohibirá nuevas plantaciones en turberas y bosques.

Finalmente, Bart van Assen, de la Organización sin ánimo de lucro, KAYON, hizo una breve intervención animando a la cooperación entre los diversos esquemas de certificación de la sostenibilidad, RSPO, ISPO y MSPO.

Este evento fue moderado por Marieke Leegwater, experta en aceite de palma y en el desarrollo de políticas sostenibles, que fue la responsable de generar debate entre los ponentes. Concluyó que Europa es consciente de la importancia de cooperar y apoyar a los países productores de aceite de palma, abogando por un diálogo entre las partes interesadas para lograr la sostenibilidad del sector del aceite de palma.

Irene Castillo

Asesor científico