Aceite de palma sostenible: ingrediente fundamental de los cosméticos más naturales y de calidad

En los años 70, la industria cosmética dejó de emplear materias primas naturales para introducir de forma masiva productos derivados del petróleo y diferentes tipos de siliconas. Hoy en día, gracias al auge de la cosmética natural, esa tendencia está en regresión: se intenta producir con el menor impacto para el medio ambiente y la salud.

El aceite de palma es uno de los ingredientes de origen natural que más se emplea en esta nueva era de cosméticos naturales. Se trata de un ingrediente muy versátil, barato y relativamente neutro, que no tiene apenas olor, no se oxida, soporta altas temperaturas y aporta textura y untuosidad. Además, en el caso de las cremas y los jabones, su principal acción se centra en la dermis y la epidermis, es decir, no es absorbido por la piel, por lo que es ideal para pieles secas y deshidratadas, a las que también les aporta vitaminas A y E.

Debido a la alta demanda a nivel mundial de aceite de palma y a las malas prácticas de algunos cultivadores, cada vez son más las marcas de belleza que se decantan por utilizar aceite de palma procedente de cultivos sostenibles que garanticen el máximo respeto al medio ambiente y a los derechos humanos de las comunidades que trabajan en sus cultivos. Para ello, adherirse a la RSPO (Roundtable on Sustainable Palm Oil) y certificar su aceite con CSPO (Sistema de Certificación de Aceite Sostenible) es fundamental.

Es el caso de Little Soap Company, una empresa dedicada a los jabones ecológicos y naturales, basada en los pilares de sostenibilidad y calidad, de venta en grandes superficies. Desde su creación se propuso reducir la cantidad de sintéticos que la gente aplicaba en su piel, convirtiendo los jabones naturales y de calidad en algo accesible para todos los bolsillos.

Gracias a compañías como esta, que utilizan sus productos y su voz para intentar concienciar a los consumidores para utilizar aceite de palma sostenible, se lograr crear conciencia, haciéndoles entender que es la mejor alternativa, en lugar de boicotear este cultivo.

Apostar por aceite de palma sostenible es la mejor opción para proteger los bosques tropicales y ayudar a las comunidades locales.