Estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona. Consumo de aceite de palma y desarrollo de cáncer: ¿Existe correlación?

  • Los investigadores aplicaron ácido palmítico en el tumor que se inoculó previamente a ratones y no aceite de palma, un ácido graso que también se encuentra en otros muchos aceites. Por tanto, los resultados no afectarían sólo al consumo de aceite de palma.
  • El ácido palmítico no es un sinónimo de aceite de palma. El primero es un ácido graso saturado presente en la mayoría de los alimentos que contienen grasas , y el aceite de palma se obtiene a partir de los frutos de la palma africana y que se compone de alrededor de un 50% de ácidos grasos saturados, especialmente el palmítico.
  • La investigación supone un gran avance en el tratamiento de la metástasis, pero se encuentra en una fase experimental (sólo testada en animales en laboratorio), por lo que no es prudente afirmar que el consumo de aceite de palma implique metástasis.

El pasado mes de diciembre del año 2016 se publicó en la revista Nature un estudio dirigido por Salvador Aznar Benitah, investigador del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona). Dicho estudio bajo el título “Targeting metastasis-initiating cells through the fatty acid receptor CD36” identificó las células de un tumor que son capaces de iniciar la metástasis a través de un marcador específico: la proteína CD36. Dicha proteína CD36, presente en las membranas de las células tumorales, tiene la función de capturar e internalizar los ácidos grasos. Es decir, esta proteína es un factor determinante para que las células tumorales sean metastáticas.

Tras observar el papel de la proteína CD36 y que el metabolismo de las grasas estaba implicado en el proceso de metástasis, los investigadores decidieron estudiar si el consumo de grasas tenía algún efecto directo en dicho proceso. Para llevar a cabo esta investigación aplicaron ácido palmítico en un tumor que posteriormente inocularon en ratones. Los resultados obtenidos fueron que todos los ratones desarrollaban metástasis y que ésta dependía de la proteína CD36.

Ante los resultados obtenidos, los investigadores concluyeron que parecía haber una relación entre el consumo de grasas y la potenciación de la metástasis en ratones. Pero que era necesario hacer más estudios para poder entender esa correlación entre la dieta y la metástasis.

Sin embargo, a pesar de estas afirmaciones realizadas por los propios investigadores, numerosos medios de comunicación hicieron publicaciones alarmantes relacionando el consumo de aceite de palma con la metástasis.

Es decir, este estudio realizado por el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona ha aportado datos reveladores sobre la metástasis y la posibilidad de que la proteína CD36 pueda ser una diana terapéutica para la metástasis. Pero en ningún momento se ha afirmado que el consumo de aceite de palma produzca cáncer tal y como muchos medios dieron a entender.

En primer lugar, dicho estudio aplicó ácido palmítico, no aceite de palma, ese ácido graso también se encuentra en otros muchos aceites como el de coco, girasol, soja, oliva… por lo que los resultados no afectarían sólo al consumo de aceite de palma. Y en segundo lugar, no hay que olvidar que se trata de un estudio que aún se encuentra en una fase inicial, es decir, se han hecho pruebas en ratones pero no hay datos obtenidos de pruebas con humanos. Para que se entienda mejor: los estudios científicos antes de ser validados y reconocidos por la comunidad científica tienen que pasar por una serie de etapas, en el caso de este estudio aún están en la fase preclínica, aquella en la que se hacen ensayos en organismos vivos (ratones) y en células o tejidos, por lo que les quedan muchas etapas de estudio por delante para poder sacar conclusiones de relevancia. Además, hay que tener en cuenta que solo un pequeño porcentaje de los estudios pasan a las fases posteriores, lo que es un indicativo de que sí suponen un avance para el estado actual de la ciencia.

Recientemente, se han publicado en la revista Nature las últimas actualizaciones de la investigación, que revelan que el ácido palmítico dietético promueve la metástasis en carcinomas orales y el melanoma en ratones. Los investigadores tras proporcionar a un grupo de ratones una dieta rica en ácido palmítico observaron que este metabolito dietético induce cambios transcripcionales que a su vez conducen a una estimulación a largo plazo de la metástasis, y lo que está relacionado con un estado prorregenerativo de las células Schwann activadas por tumores.

Por lo tanto, podemos concluir que los resultados obtenidos en esta investigación suponen un gran avance en el estudio y posible tratamiento de la metástasis y de su posible relación con la alimentación, pero es igualmente evidente que esta investigación aún se encuentra en una fase experimental, por lo que aún no se deben sacar conclusiones precipitadas. Asimismo, recalcar que el término aceite de palma y ácido palmítico no son sinónimos, y por lo tanto no se puede afirmar que el aceite de palma implique metástasis.